Rompecabezas

Febrero 13, 2021

Con la última entrada terminé de hilar una idea que llevo un tiempo madurando, que será el motivo de la entrada de hoy. Una postura radical, siendo yo pro-vacunas y pro-sistema sanitario (lo opuesto siendo anti-vacunas y quienes desconfían del sistema sanitario), sería que el sistema sanitario y su personal se negara a atender a quienes hagan uso de sus libertades democráticas y sencillamente el problema se resuelve solo.

El problema con esta postura es que es cruel, primero que todo y atenta contra nuestro juramento hipocrático en el que debemos preservar la vida (no la mera existencia) con todos nuestros esfuerzos. El juramento no tiene paréntesis o cláusulas, sino que se extiende a todos los seres humanos. En segundo lugar, es una postura miope porque parte de una posición de poder en la que nos consideraríamos los dueños de la verdad y decidir quién morirá o sufrirá por nuestra inacción. En una democracia verdadera, sus integrantes llegamos a acuerdos y no imponemos a otros nuestras necesidades o perspectivas, confiando en que los demás integrantes hagan uso responsable de sus deberes, no solo derechos.

Nuestra sociedad es como un rompecabezas y no puede completarse sin TODAS sus piezas. Hay piezas que pueden encajar en varios lugares, pero de colocarse en el lugar incorrecto, no se puede definir bien lo que está dibujado en la totalidad del compecabezas. Hay piezas especiales, como las esquinas y los bordes, que ayudan a dar forma al compecabezas y definir sus límites. Hay muchos compecabezas: uno científico, uno espiritual, uno logístico, uno social, uno solidario, uno político... y nuestra pieza ocupa un lugar distinto en cada uno.

Empleando esta analogía, no se puede eliminar las piezas que no nos convienen porque nunca se completaría el rompecabezas y es posible que una pieza que nos parezca innecesaria en uno pueda ser vital en otro. No obstante, aunque las piezas son todas importantes, los rompecabezas son distintos. Para mi, un anti-vacunas puede ser innecesario en un momento de pandemia, pero puede ser una pieza importante en materia de derechos humanos o avances tecnológicos. Lo importante es reconocer nuestro papel en determinado rompecabezas.

La existencia del personal sanitario es para el mantenimiento del concepto de salud y el tratamiento de las enfermedades. No solemos imponernos y nuestros servicios se ofrecen ante una determinada demanda. Por nuestra cuenta no podríamos llevar el peso de la sociedad, porque no se trata de un sistema de castas o de quiénes son necesarios o innecesarios. Nuestras propias necesidades son cubiertas por otros que en su rompecabezas juegan un papel importante, mientras nosotros no tanto. De modo que lo que estaría mal en este contexto es la propagación de posturas que nos impiden ejercer nuestro papel para el bien de todos, creyendo que otra pieza, de otro rompecabezas, puede encajar en determinado lugar del rompecabezas sanitario del mismo modo que cabría en otro lugar.

Si eres quien comparte publicaciones sensacionalistas en redes sociales, sin saber bien qué es lo que estás propagando, si eres quien considera a criterio propio que tal o cual cosa es innecesaria en materia de salud sin tener las pruebas necesarias para sustentarlo, si eres quien sencillamente se niega a seguir indicaciones porque no se te da en gana, sencillamente eres parte del problema. Tu pieza quiere entrar en un lugar que no le corresponde en este rompecabezas. ¿Cómo percibirías las cosas si quisiera yo hacer lo mismo con mi pieza en tu rompecabezas?

Teléfono de Contacto

+507 774-0128 EXT. 3089